Prevención

Prevención de conductas adictivas

Imprimir
 
INTRODUCCION
La intención de acercar a los educadores un material para actuar desde la escuela en la Prevención de conductas adictivas es un desafío que queremos compartir. 
Esto implica abrir un debate extenso y profundo sobre: las acciones educativas que como institución, el Centro Escolar y como profesionales de la educación, los docentes, debemos desarrollar en un mundo que presenta problemáticas sociales tan complejas. 
Estamos convencidos del esfuerzo sostenido que cada día emprenden "nuestras" escuelas, del compromiso que implica el acto de educar y de las luchas que a fines de este siglo XX venimos llevando a cabo los docentes para construir una escuela para todos, más justa y más solidaria. 

La creación de "una escuela para todos" es un poco en este caso, la creación "de una escuela para todos pero libre de drogas", es un desafío para armar juntos. 
Con este aporte sólo pretendemos pensar en modelos de acción desde la escuela, entendiendo que el compromiso debe ser asumido por todos los sectores (político, económico, social...) y no solamente desde una sola institución. 
La estructura que ofrecemos para este debate está pensada en tres Unidades que acercan: 
Ideas, conceptos y datos acerca de "La Drogadependencia".
Un modelo de prevención.
La asistencia de "La Drogadependencia". 


 docente_didactica4LA PREVENCION DE LAS DROGADEPENDENCIA
Partiendo de la premisa de que la drogadicción tiene su origen en una serie de factores multicausales entendemos que la prevención no puede articularse desde un sólo sector o ámbito social (sanidad, educación, policial, etc.) sino que ha de tener un enfoque multidisciplinario que atienda a diferentes niveles de intervención. Antes de entrar a profundizar y desarrollar los elementos y características de la acción preventiva, veamos los tres ejes fundamentales sobre los que girar la prevención.


PREVENCIÓN PRIMARIA
Su objetivo fundamental es evitar la aparición del problema por lo que estará dirigida a toda la población y en especial a los denominados grupos de riesgo o más vulnerables. Las acciones a desarrollar no tendrán un enfoque individual sino que irán orientadas hacia todos los miembros de la comunidad: padres, docentes, jóvenes, organizaciones sociales, etc. Dichas acciones tendrán un carácter marcadamente educativo e informativo. y se podrán canalizar a través de campañas informativas y de sensibilización social, capacitaciones a los diferentes sectores (jóvenes, docentes, mediadores comunitarios, etc.), actividades de ocio y tiempo libre, etc. 


PREVENCIÓN SECUNDARIA
Los objetivos fundamentales serán:
a) Detección precoz de individuos de alto riesgo. Su objetivo fundamental es detener, retrasar o disminuir el desarrollo del problema y sus consecuencias para el individuo, así como reinsertar al mismo en su medio familiar y su entorno 

b) Intervención dirigida a reducir la incidencia del problema antes de que éste se acentúe o agrave. Dichos objetivos nos marcan ya un mayor grado de especificidad en lo que al ámbito de actuación se refiere. No es la comunidad en su conjunto la destinataria de las acciones sino los individuos que han empezado a consumir o están en vía de hacerlo.
A la hora de planificar las acciones que se llevarán a cabo debemos de tener claro que éstas no pasan por la información - formación de los individuos sino por él "estar presentes" allá dónde se localizan los posibles grupos de alto riesgo (la calle, la escuela, etc.). Ese "estar presentes" tiene una doble finalidad: por un lado la detección precoz de los individuos o grupos de alto riesgo y por otro la intervención hacia la reducción del riesgo a través del desarrollo de actividades alternativas de ocio, programas educativos específicos, orientación hacia recursos adecuados, etc. 
Volver Indice 


PREVENCIÓN TERCIARIA O TRATAMIENTO
comunitario. Las acciones fundamentales serán por tanto el tratamiento educativo - terapéutico y la reinserción socio - laboral del individuo.
 
EJE TIEMPO ACTIVIDAD
Prevención Primaria Antes del abuso Educación para la salud.
Información- Sensibilización social.
Formación.
Desarrollo personal y social.
Prevención Secundaria Al principio del abuso Programas educativos y de concientización.
Detección precoz.
Alternativas de ocio.
Atención y derivación en crisis.
Prevención terciaria Después del abuso Desintoxicación física.
Tratamiento terapéutico
educacional.
Reinserción socio - laboral


CONTEXTOS DE LA PREVENCIÓN
Aunque en este documento se desarrolla un modelo de intervención para la acción preventiva en el contexto de la Escuela a partir de la construcción de una didáctica de la prevención queremos reseñar aquí los otros dos contextos en los que se desarrolla la prevención de las toxicomanías con el fin último de dar a conocer otras realidades en las que se viene interviniendo y que de algún modo llegan a ser complementarias con el quehacer educativo. 
Consideramos importante hacer una breve mención a los mismos con el fin de delimitar los diferentes campo de actuación que corresponden a cada profesional para evitar el desgaste que supondría abarcar demasiado "Quién mucho abarca poco aprieta". 

.Intervención Sanitaria:
Es la primera en desarrollarse y tiene sus orígenes en la psiquiatría. La prevención esta basada en dos modelos fundamentalmente: el epidemiológico (investigación) y el asistencial. 

.Intervención Comunitaria:
Desarrollada a través de la intervención de equipos interdisciplinarios y mixtos, dónde los técnicos actúan junto a la comunidad. Dichas acciones están localizadas en zonas concretas y dirigidas a la comunidad en general y a los diferentes sectores de población que la componen, que en definitiva son los que comparten una historia común con sus recursos y sus problemáticas sociales. 
El actuar sobre la comunidad no significa uniformidad en cuanto a las actividades a desarrollar, ya que estas tendrán que tener la especificidad propia en función del sector al que vayan dirigidas (niños, jóvenes, adultos, etc.), pero si coordinar, compartir y planificar entre dichos sectores. 

Más adelante vamos a desarrollar específicamente el trabajo de prevención en el marco de la escuela por lo que no nos detenemos ahora en este tercer ámbito de actuación. Sí queremos señalar que, aunque en la exposición hemos diferenciado los diferentes tipos de prevención en función del contexto en el que se desarrollan, para optimizar al máximo el trabajo y lograr una mejor intervención hemos de pensar nuestro trabajo desde la integración y coordinación de las actuaciones desde los diferentes ámbitos presentados. "Dos mejor que uno y tres mejor que dos". 

Evidentemente este accionar en red necesita tanto de un trabajo y un esfuerzo como también de una voluntad y una disposición por parte de todos los protagonistas que no siempre es fácil de encontrar ."Cada uno en su casa y Dios en la de todos". Y ese es precisamente el reto que hemos de encarar si de verdad queremos enfrentar el tema de la prevención de las drogodependencias de manera eficaz y eficiente considerando que dicha problemática como ya hemos mencionado tiene características multicausales y por tanto dependiente de una gran variedad de factores. 
-Información realista sobre las drogas.
-Programas de educación dirigidos a influir sobre los comportamientos en relación al consumo de drogas.
-Programas comunitarios en los que se unen los esfuerzos estatales y/o privados con el objetivo de reducir la demanda de drogas.


ESTRATEGIAS INFORMATIVAS: SENSIBILIZACIÓN
Como su propio nombre indica el objetivo primordial es el de sensibilizar a la población a la que va dirigida la intervención sobre la problemática del consumo abusivo de drogas, en pocas palabras "abrir el juego", que se empiece a tratar el tema, que circule información. 
Evidentemente las acciones enmarcadas dentro de éste primer momento han de formar parte de un programa de prevención más amplio y completo. En ningún caso han de ser acciones aisladas y puntuales que abran "la caja de Pandora" y que no tengan una continuación en el tiempo. No importa tanto la cantidad como la calidad de las mismas la cuáles estarán definidas por la secuenciación de la actividad. 

ESTRATEGIAS EDUCATIVAS: FORMACIÓN
No basta con hablar y dar información, con abrir la "caja de Pandora" y que cada uno se las entienda. Hay que dar respuestas a las demandas e interrogantes que se susciten dentro de la comunidad. Por ello es importante ayudar a tomar conciencia de la problemática y de sus características, desde lo macro a lo micro o local ya que se trata de un problema cambiante y multidimensional. En este segundo momento han de iniciarse, como continuidad del proceso, la capacitación de los sectores de población a los que va dirigida la intervención. Para poder actuar (tercera estrategia) hay que saber cómo, en qué, cuándo, etc. En esta formación habrá que incorporar los conocimientos, técnicas, y métodos que permitan el diseño de Proyectos de Intervención concretos en función de la realidad y las posibilidades de cada sector. Y evidentemente habrá que hacerlo desde un enfoque multidisciplinar. 

ESTRATEGIAS SEGÚN LA ETAPA DE INTERVENCIÓN
Las estrategias hacen referencia al "cómo intervenir", y aunque éste, evidentemente, dependerá del eje y del contexto, si podemos señalar de forma general los tres tipos establecidos por la ONU a partir de 1980: 
Información realista sobre las drogas.
Programas de educación dirigidos a influir sobre los comportamientos en relación al consumo de drogas.
Programas comunitarios en los que se unen los esfuerzos estatales y/o privados con el objetivo de reducir la demanda de drogas. 

ESTRATEGIAS DE ACTUACIÓN
LA APLICACIÓN
Ya hemos hablado del tema y de cómo cada uno desde su ámbito de participación y presencia puede incidir en la problemática de las adiciones. Es pues momento de poner manos a la obra, de iniciar la intervención. Y evidentemente ésta ha de girar en torno a dos ejes fundamentales: las necesidades de la comunidad (análisis de demanda y diagnóstico de situación) y los recursos con los que contamos. A partir de aquí sólo nos queda el diseño del proyecto a través de objetivos, actividades, etc., su puesta en funcionamiento y su posterior evaluación con el fin de reformular aquellos aspectos que hayan resultado inadecuados. 

ADOLESCENCIA Y FAMILIA
La adolescencia es una etapa difícil de la vida. Quizás una de las mas difíciles tanto para los jóvenes como para sus familias. 
En esta etapa se produce una gran crisis que involucra toda la personalidad del joven. La vida en su constante transformación nos lleva y nos impone cambios que muchas veces no deseamos pero que debemos aceptar. El adolescente no elige serlo, simplemente debe aceptar el desafío. 


"CAMBIA, TODO CAMBIA .."
En términos generales la Adolescencia es una etapa que comienza a los 11 años y la ubicamos normalmente cuando el chico y la chica entran en el secundario. Es a partir de ese momento que los chicos empiezan a sufrir una serie de cambios que comienzan por la activación del sistema hormonal; cambia el cuerpo, crecen de golpe y siempre distinto de lo que quisieran; la sexualidad cambia a partir del cambio del cuerpo y todos estos cambios desconciertan a los jóvenes los cuáles no llegan a entender bien donde están parados, que quieren ni hacia donde van. El pensamiento se desarrolla también hacia una mayor capacidad de abstracción a lo largo de este periodo.
El fin de la infancia se manifiesta también como una perdida de la seguridad infantil, ya que su posición de privilegio cambia por completo. De la escuela primaria pasa a la secundaria donde ya se les empieza a pedir que vayan pensando que harán con su vida en el futuro. De las relaciones con niños de su propio sexo llega al inicio de las relaciones con el sexo contrario; al ensayo de sus facultades sexuales, a las primeras relaciones de pareja y todas aquellas actividades en las que el rechazo, la incomprensión y la burla son experiencias posibles y dolorosas.
Después de varios años de relativa tranquilidad es como si los chicos y chicas entrarán en un remolino donde todo se sacude y se da vuelta. Toda su identidad, lo que creían ser, se ve cuestionada de repente. 
Por un tiempo que los adolescentes caminan sobre una cuerda floja mientras se cuestionan y cuestionan todo a su alrededor tratando de construir una nueva identidad. 
Como cualquier equilibrista sabe, sobre la cuerda floja predomina la inestabilidad. Inestabilidad del carácter, de los sentimientos, de las creencias, de las convicciones, de las conductas, del estado de ánimo. 
La rebeldía aparece como una actitud típica en esta etapa. La familia suele desconcertarse ante la convicción con que el joven defiende las mismas ideas que había repudiado la semana anterior. El joven cuestiona los valores que le fueron transmitidos durante su infancia, y que consolidaron su identidad, porque constituyen el punto de referencia desde el cual sondea el mundo en la búsqueda de aquello que deberá elegir él mismo como convicciones y modo de vida. 

Es como el astronauta que sale de su nave espacial a flotar por el espacio. Para llegar a estar en órbita necesitó viajar durante un tiempo protegido por las paredes de la nave, impulsado por sus motores. Flotando en el espacio la nave parece insignificante en comparación con el universo, las estrellas y los planetas. Hasta debe verse fea y frágil. Pero sin esa pequeña nave y sin el cordón que lo une a ella el astronauta no hubiera llegado con vida hasta aquí. Asimismo es la relación del joven con su familia, lo mismo que critica y cuestiona, es lo que antes admiró y lo que aún necesita antes de conquistar su autonomía. 
El grupo de pares adquiere una gran importancia como modelo de identificación y ámbito donde ejercer sus capacidades, en desmedro de la familia que había sido el grupo de referencia hasta ahora. La misma idea que fascina al ser escuchada de un amigo al que se idealiza, es motivo de burla si quien la dice es el padre o la madre, en un momento de enojo con ellos. Es con sus pares que el joven comparte intereses y experiencias comunes. Sin embargo, la resolución de los problemas en esta etapa suele ser una tarea individual. 
Ante estos cambios y cuestionamientos la familia, a veces, opta por replegarse totalmente, y dejar que el joven ¨ haga su vida¨, o surgen los conflictos entre los padres que no se ponen de acuerdo en qué actitud tomar ante el adolescente, o bien, se insiste en formas de control que eran útiles antes pero ahora han dejado de serlo. 

Es importante tener en cuenta que aunque la conducta manifiesta del joven sea la de rechazo de la familia y de ¨déjenme en paz¨, en realidad necesita a la familia allí, al alcance de la mano para compararse y diferenciarse, buscar activamente los elementos (creencias, valores, ideales, modos de resolver problemas, formas de expresión, etc.) que va a tomar para seguir adelante en la vida de forma autónoma. Este proceso, del cual no se tiene plena conciencia, es crucial en la adolescencia. Es como si el adolescente estuviera en un probador eligiendo la ropa para salir a escena y tuviera delante de él varios roperos: uno tiene un cartel que dice ¨ Familia ¨, otro dice ¨ grupo de pares¨, otro ¨ídolos¨ (figuras de la música, del deporte, de las artes, etc.). Allí tomará y dejará prendas de cada uno de los roperos: tratará de combinar la corbata de papá con el pantalón de cuero de su artista favorito y las zapatillas que se compró su amigo José, tratando de armar el vestuario más acorde a su modo de ser. 
La adolescencia es ese probador que se asoma al escenario de la vida y, al mismo tiempo, forma parte del escenario mismo. Lamentablemente no existe un probador resguardado de las miradas y, las más de las veces, los cambios de vestuario deben realizarse a los ojos de todos. Dicho con otras palabras, no hay ensayo para la vida, el ensayo y la obra son una misma cosa. Y no hay nada que un adolescente odie más que sentirse desnudado a los ojos de los demás.

Castro Barros 559- Barrio Providencia- CP 5000 - Teléfono: (54/351) 4732323 - Fax: (54/351) 4734343  -Córdoba República Argentina - Email: [email protected]

Implementado por KCompta

Programa Cambio
Free Joomla Theme by Hostgator